/

lyrics

Ellos son Amos también. Nuevas piezas que añadir a un puzle que empieza a confundir a OK.

Los divisan al día siguiente, mientras caminan incansables por las dunas. OK conoce el sol, lo ha visto más de una vez filtrarse por las telas de las tiendas, en el campamento, pero nunca había pensado que pudiera hacer tanto daño. Nota bullir la energía a través del metal de su piel, la cabeza le da vueltas. En cierto momento, Dhûl le agarra del brazo y le señala el punto en la lejanía, tras de sí: un grupo que se aproxima sobre monturas a gran velocidad. Su vista los enfoca y elabora los cálculos como un acto reflejo. Distancia, terreno. Sabe enseguida que es muy probable que les den alcance, y que no tardarán demasiado en lograrlo. Quizás Dhûl lo intuye también: es la única explicación a la presión de sus dedos sin mediar palabra, al temblor de los nudillos.

Avanzan más rápido. Cuando el calor remite y la noche empieza a insinuarse, corren. Pero Ellos tienen piernas más poderosas que les impulsan.

Por fin los tienen casi encima, a pocos metros de distancia. Apresurarse ya no sirve de nada. Son Amos vestidos con ropajes ajustados, oscuros, a los que OK no ve el rostro; una suerte de cascarón lo cubre, hecho de un material similar a las protecciones que llevan en sus rodillas y hombros. De algún modo le recuerdan a sí mismo. Ha visto monturas como las suyas en bastantes ocasiones, también: las empleaban sus propios Amos cuando salían a explorar o de cacería. Criaturas cuadrúpedas recubiertas de un largo pelaje, bestias a las que alguna que otra vez ha tenido que arrastrar, muertas, fuera de los límites del campamento, para evitar que envenenasen el ambiente.

OK se prepara para huir; sabe que muy pronto comenzará el reinado del miedo a su alrededor. Pero no se espera lo que viene a continuación: antes de que Ellos los rodeen del todo, Dhûl se quita la capa de los hombros y lo envuelve en ella. Lo mira un instante a los ojos. No cruzar la mirada, pasar desapercibido. Esas eran las viejas costumbres, las órdenes incuestionables que se repiten al momento en la cabeza de OK, pero ahora lo hacen de manera débil. Se le antojan vacías de significado, soniquetes incoherentes.

“Eres importante. No te olvides de eso. Sigue adelante”.

Con presteza, Dhûl lo envuelve por completo en la capa; después se abraza a él, ruedan juntos por una duna y lo entierra en la arena. Como la primera vez, los dedos del Amo buscan el lugar preciso en el cuerpo de OK sin vacilar. Esta vez no aprieta sólo el botón de desactivar, sino que toquetea algo más a toda prisa. La energía se desconecta poco a poco, la dulce inconsciencia acuna su mente.

credits

from Familiar Game Jam Compilation 2016, released March 31, 2016
Music by Sergio de Prado "sergeeo"
Text by Mariela González

tags

license

about

Familiar Game Jam Spain

contact / help

Contact Familiar Game Jam

Streaming and
Download help